La Copa del Mundo de Mountain Bike se celebró este fin de semana en la ciudad austriaca de Loegang y nuestro continente se despidió con un oro y una plata, por intermedio del estadounidense Riley Amos y el chileno Martin Vidaurre, respectivamente, en la categoría sub-23.

Los reportes de prensa desde la sede reflejan que la lluvia nocturna de sábado y domingo dieron paso a un sol abrasador y el viento fuerte, lo que convirtieron a la pista de Cross-Country Olympic (XCO) en una mezcla salvaje de raíces tecnológicas, secciones de velocidad rápida, subidas difíciles y descensos empinados y resbaladizos.

El circuito se transformó entonces en el escaparate perfecto para las habilidades de los ciclistas y los espectadores reunidos en la ciudad austriaca por vez primera para este tipo de eventos.

En total fueron cinco vueltas, donde el vencedor en la categoría sub-23 fue el estadounidense Riley Amos con un tiempo de 1:08:26, seguido del chileno Martin Vidaurre a 12 segundos y tercero Joel Roth de Suiza a 49 segundos.

“Estoy muy feliz de estar en este punto. Es un poco increíble. Sigo haciendo todo lo que puedo, estoy muy feliz. Nunca había ganado en torneo juniors o Sub-23, así que realmente no sé qué decir “, dijo Amos luego de su victoria a varios medios de comunicación.

En la propia categoría participó también el ciclista costarricense Sebastián Brenes, quien ocupó la casilla 77. “La carrera fue muy dura, la pista tenía cuestas super duras y largas y pronunciadas, el circuito estaba en buenas condiciones, el sol lo secó, entonces no nos sentimos mal, nos hizo falta un poco de ritmo, pero la verdad estamos en el mejor nivel del mundo, no estoy contento, pero no estoy triste con mi resultado» detalló Brenes a la prensa tica.