La etapa 17 del Giro de Italia contó con varios ingredientes que la hicieron emotiva, no solo desde el punto de vista de la lucha por la clasificación general, si no por las reacciones extradeportivas que se registran en el contexto de la ceremonia de premiación.

Al término de la jornada, que concluyó con triunfo parcial del irlandés Dan Martin, y cuando el colombiano Egan Arley Bernal se disponía a responder las acostumbradas preguntas de los medios de comunicación, recibió una especial visita que emocionó a los aficionados del ciclismo.

Vestida de negro y con el trofeo que acredita a todos los ganadores del Giro de Italia, Tonina Pantani, madre del fallecido ciclista Marco Pantani, se acercó al colombiano y tras el primer abrazo le enseñó en el lugar en el que está plasmado el nombre de su hijo, quien se quedó con el título en 1998.

Egan solo atinó a agradecerle el gesto, cual coincidencia espiritual muy fuerte, pues él nació el mismo día que Pantani, el 13 de enero, y está a solo tres jornadas de conquistar la misma hazaña que su ídolo, quien falleció tristemente el 14 de febrero del 2004 con apenas 34 años.

Marco Pantani, conocido como El Pirata.

“El Pirata”, como era conocido, llegó a conquistar el Giro de Italia y el Tour de Francia en el mismo año y muchos por estos días recuerdan el estilo de Egan Bernal con el de Marco Pantani. Al terminar la charla entre Tonina y Egan, la prensa rescató la impresión del momento, pero la señora solo pudo decir con voz sentimental: “Fue como abrazar a mi hijo”.

El pasado 25 de mayo, camino de Cortina d’Ampezzo, Egan escuchó varias veces el nombre del afamado corredor italiano, Fue un impulso extra para seguir subiendo hasta la meta. La afición italiana gritaba ¡Pantani, Pantani! y el colombiano sonreía.

El elogio se escribe sólo, y Pantani sigue siendo una leyenda después de su muerte, hace ya 17 años. Italia le sigue llorando y ve en Egan Bernal un discípulo que sigue su forma de correr. “Había mucha gente en la carretera gritando Pantani, Pantani, Pantani, estaba muy contento. Era uno de los ciclistas que más me gustaba, tengo una especie de caricatura suya en mi casa, es el único ciclista que tengo en mi casa. Para mí fue un gran ciclista, nacimos el mismo día. Hay algo especial en la comparación con él”, reconoció el pedalista sudamericano del INEOS Grenadiers.