El Arima Wheelers Cycling Club fue el nombre elegido para ser el marco que conecta las ruedas de la comunidad y el interés inminente por unirse al club en Trinidad y Tobago. Su misión de crear ciclistas de clase mundial ha puesto a este club en una gran pista desde el principio en 2003 hasta ahora.

Con sede en Pineridge Gardens, Arima, el entrenador del club Joel Browne ha podido comenzar y mantener con éxito una cuenta de 15 ciclistas, además de crear un nombre para el equipo y ser capaz de desarrollar buenos velocistas tanto para la pista como para el ciclismo de ruta.

El club ha podido lograr la notable tarea de tener una fuerte participación femenina en el deporte, así como la inclusión de atletas especiales, incluido un ciclista con discapacidad auditiva.

Este nivel de inclusión e incorporación de personas que están dispuestas a convertir sus desafíos en un triunfo es verdaderamente un rasgo digno de elogio y refuerza el hecho de que el club está interesado en promover a personas que lo hagan bien académicamente y en el ambiente deportivo.

Crear tal base es un objetivo perseguido por todos los clubes de la fraternidad ciclista y no es diferente aquí, puesto que se alinean con los planes estratégicos para su ciclista.

Arima Wheelers también brilla con orgullo por tener un exitoso programa de desarrollo para sus ciclistas, que es una clave para el éxito en el mundo ciclista. El objetivo del desarrollo holístico es aquel en el que la gestión del equipo no sólo vea formado por una base adecuada, sino que incorpore otros elementos críticos que se deban trabajar.

Afortunadamente, los elementos más adorados por el club son los elementos necesarios para lograrlo, concretamente el compromiso de los padres con el éxito de sus hijos y la camaradería de los miembros del club.

Este nivel de camaradería resuena a través de la emoción vista en eventos de ciclismo de pista y empuja el impulso continuo para fomentar los mejores atletas nacionales y regionales a largo plazo.

El club tiene al ciclista más influyente al otrora estelar Gene Samuel y entre los nombres actuales figuran Nicolas Paul y Njisane Phillip. Estos nombres, por supuesto, no son extraños para los oídos de nadie en la pista roja blanca y negra Stage y el mundo ciclista.

El club actualmente tiene en ciernes estrellas prometedores de diversas categorías como Ryan D ‘ Abreau y Devante Laurence en los Juniors, Gelanie Need en Tinymites y Kafela De Samaroo en los menores de 13 años y han podido conseguir dos ciclistas clasificados para los Juegos Panamericanos Juveniles en Cali.

Otra estrella ciclista que mantiene las pistas calientes para las futuras estrellas prometedoras es la miembro del club Kwesi Browne, cuya consistencia en el ranking mundial es uno de los orgullos y alegría del club. Practicó fútbol, atletismo y natación cuando era más joven, pero se inspiró a seguir el ciclismo de pista después de ver a Njisane Phillip competir en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

′′Yo quería ser como ese tipo, porque lo veía competir en la escena olímpica y en etapas mundiales”, dijo. Además, ganó la medalla de bronce en el keirin en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2014 y también en el Campeonato Panamericano de Ciclismo de Pista 2016.

En preparación para los Juegos Olímpicos de 2020 en Tokio, Browne entrenó en el velódromo del Centro Mundial de Ciclismo en Aigle, Suiza. “Me encanta entrenar con este grupo. Fuera de la bicicleta somos amigos. Una vez que nos subimos a la bicicleta, seguimos siendo amigos, pero no tanto. Eso es lo que me encanta de nuestro grupo. Nos empujamos el uno al otro día a día en la pista, en el gimnasio, en todo lo que hacemos.”

Kwesi Browne, convirtió su sueño de la infancia en realidad y representó a Trinidad y Tobago en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, donde quedó noveno en las finales de Keirin.