Nairo Quintana lo volvió a hacer. El ciclista del Arkea Samsic demostró todo su poderío en el ascenso y se llevó la etapa reina de la París Niza, la única que tuvo final en alto y con la que se dio por concluida la edición 2020 de este certamen con un recorrido de 166 kilómetros y que tuvo su llegada en La Colmiane. Además del ciclista boyacense, quien logró meterse en el top 10, también culminó con Sergio Higuita en el tercer cajón del podio en a general y como el mejor de los jóvenes. Maximilian Schachmann, por su parte, terminó visiténdose de amarillo en la Carrera del Sol.

Quintana no tuvo piedad de sus colegas y, a falta de tres kilómetros, se paró en sus pedales y rompió el pelotón principal para ir en búsqueda del belga Tiesj Benoot, quien en ese momento se encontraba liderando la carrera en solitario. Sin embargo, el ciclista del Team Sunweb no le pudo seguir el ritmo al colombiano y tan sólo le quedó resignarse y verlo irse rumbo a la meta. Quintana terminó cruzando la meta con un tiempo de 4H27’01” para lograr meterse entre los mejores diez de esta carrera que canceló su última etapa por el coronavirus.

A pesar de la crisis global generada por el coronavirus, la Carrera del Sol ha esquivado las restricciones y se ha podido celebrar aunque en un formato más corto ya que la etapa de mañana con principio y final en Niza se ha suspendido debido a que el trazado circulaba en gran parte por dentro de la ciudad.

Así las cosas, la jornada de hoy se antojaba clave y la etapa no ha defraudado a nadie. Al poco de lanzarse la salida se ha generado la gran revuelta contra el líder Maximilian Schachmann. Una fuga del máximo nivel formada por seis elementos: Alaphilippe, Paret-Peintre, De Gendt, Perez, Bettiol y el maillot de lunares, Edet. Otros favoritos como Higuita y Quintana intentaron coger rueda, pero no pudieron con el explosivo ritmo que los escapados imprimieron desde el primer segundo de su intentona. .

Las escaramuzas dentro de los seis fugados fueron constantes. El ataque definitivo entre la escapada llegó en el último puerto del día, Valdeblore La Colmiane. Alaphilippe y De Gendt se espolsaron a sus compañeros de fuga y pusieron las cartas sobre la mesa. Ganó el belga. De Gendt soltó un latigazo que espatarró a un Alaphilippe que pagó el esfuerzo. El belga es un ciclista diferencial y siempre que puede lo demuestra.

Sin embargo, la exhibición no le valió para llevarse la etapa. De Gendt no contaba con el factor Nairo Quintana. Al colombiano le ha sentado fenomenal el cambio de equipo y con el maillot del Arkea ha conseguido tres triunfos de etapa esta temporada (la primera World Tour ha sido esta última).

Nairo, que no tenía opciones para la general, saltó a cuatro kilómetros de meta, dejó clavados a todos los favoritos y quitó las pegatinas a un De Gendt que no ofreció resistencia.

Por detrás, Schachmann aguantó todos las acometidas de los Porte, Bardet, Pinot y Bernoot. Éste último saltó a kilómetro y medio de la meta, pero sólo le valió para ser segundo. El alemán del Bora, perdió doce segundos con Benoot más seis de bonificación, pero tenía margen para enfundarse el último maillot amarillo de la carrera. Si el galo del Sunweb quería el amarillo quizá debería haber pensado en atacar antes. Quedó a 18 segundos del líder.

Con el triunfo de Schachmann en la París Niza el ciclismo baja la persiana por la pandemia del Coronavirus. Los ciclistas, como el resto de la población, inician la cuarentena. Parar el virus es cosa de todos.

Fuente: AS