El ciclismo de los Juegos Paralímpicos en Tokio dejó para América dos medallas en el precioso velódromo de la capital nipona, por intermedio de la estadounidense Shawn Morelli (plata) y la canadiense Keely Shaw (bronce), ambas en la especialidad de persecución individual C4 3000 metros.

La ciclista Morelli ganó la primera medalla de equipo de Estados Unidos en Japón y fue su tercera medalla Paralímpica, pues ganó dos oros en los Juegos de Río Janeiro 2016.

La australiana Emily Petricola dominó la prueba y su tiempo de clasificación de 3:38.061 minutos estableció un récord mundial, y terminó superando a Morelli durante la final.

Morelli estableció anteriormente el récord paralímpico de 3: 57.741 en la cita brasileña de hace cinco años, donde ganó dos medallas de oro: una en la contrarreloj en ruta y otra en este mismo evento de persecución en pista.

La pedalista estadounidense elogió a Petricola por su “viaje increíble” y le dijo a Teamusa.org: “Ahora sé lo que tengo que hacer para volver con ella”. Añadió: “Estoy encantada de poder salir de la pandemia en tan buena forma y ganar una medalla”.

Morelli, de 45 años y medallista mundial en 16 ocasiones, escribió en Twitter después de su carrera: “Hoy fue un día muy reñido y lleno de adversidades. Estoy agradecida de poder rendir y volver a casa con una Plata. Gracias a todos mis amigos, familiares, entrenadores y patrocinadores “.

Por su parte, la ciclista canadiense Keely Shaw se mostró feliz con su bronce, primer podio de Canadá en estos Juegos Paralímpicos de Tokio el miércoles.