“En el mes de abril del 2018 la ONU declaró cada 3 de junio como el Día Mundial de la Bicicleta. Más allá de la fecha escogida, los argumentos de entonces parecen tener vigencia eterna”, comentó este jueves en su página oficial en Facebook, José Peláez, presidente de la Confederación Panamericana de Ciclismo (COPACI)

“La bicicleta es un medio de transporte sostenible, sencillo y limpio que contribuye con la gestión ambiental; beneficia a la salud; es un instrumento para el desarrollo y facilita el acceso a la educación, la salud y el deporte”, puede leerse en los documentos aprobados por la Asamblea General de la Naciones Unidas hace poco más de tres años.

Con motivo de esta jornada, varias naciones de América, liderados por las respectivas Federaciones Nacionales, organizaron actividades con niños, adolescentes y practicantes sistemáticos de ciclismo fuera del alto rendimiento, con el apoyo de los gobiernos locales y naciones, preservando las medidas sanitarias por la Covid-19.

“Sin embargo, lo más trascendente, como siempre pasa, está en lo invisible”, comentó en su mensaje oficial el titular de la Copaci, quien recordó que la declaración de la ONU va dirigida a los estados de cada país.

“Los anima a que presten atención especial a la bicicleta y la incluyan en sus políticas nacionales y regionales de desarrollo, con mejoras en la seguridad vial y un diseño de infraestructuras sostenibles de movilidad y transporte”, destacó Peláez.

“Para quienes hemos dedicado toda una vida al mundo de las bicicletas y a la práctica del ciclismo, este 3 de junio puede ser otro punto de partida para reconocer cuánto nos falta por hacer en cada uno de nuestros países, pues sobre una bicicleta no solo hacemos ejercicios y ahorramos recursos a la economía, sino que nos llenamos de salud y vida”, concluyó sus reflexiones el máximo dirigente del ciclismo en nuestro continente.